Ruta-catara-sur-de-Francia

fotografía de Michel Roquebert

Queribus, el último reducto del catarismo

Este nido de águilas se construyó entre los siglos XI y XIV. Está situado estratégicamente y vigilaba desde sus 728 metros los valles del Rosellón y del Fenouillèdes, frontera entre el Reino de Francia y Cataluña.

Durante la Cruzada contra los Albigenses acoge a numerosos cátaros y es “oficialmente” el último castillo cátaros en caer ante los Cruzados en 1255, 11 años después de Montsegur, pasando a manos francesas. En realidad parece ue los señores de Niort (País de Sault) tuvieron el honor de sucumbir los últimos.

Hasta el tratado de los Pirineos en 1659 que desplaza al sur la nueva frontera entre Francia y España, será una pieza clave en el entramado defensivo fronterizo.

Poco queda del Castillo de Xabert de Barberá, su último señor defensor que pasará a ser uno de los faydits más conocidos, salvo los muros bajos de la sala del Pilar, pero dice la Historia que en esta misma sala murió poco después de 1230 Benoît de Termes, obispo cátaro del Razés. Queribus es sin duda uno de los castillos cátaros más cargado de historia y recibe cada años miles de visitantes, impresionados por la imponente silueta del torreon que vigila los Corbières por un ado y el Fenouillèdes por otr, y permite divisar la plana del Rossellón, Perpiñan y las Alberas hasta el mar Mediterraneo. Quizás mas que el catarismo este castillo esta muy relacionado con el fenómeno de los los faydits debido a su ubición y la relación de sus señores durante la Cruzada y posteriormente con la nobleza catalano-aragonesa.